Preparados, listos, ¡a gatear!

Consejos para Padres y Madres 0-6 meses
Fisher-Price | Tartaruga Gattona con Me Parlamici

Preparados, listos, ¡a gatear!

¿Cómo puedes ayudar a tu bebé a gatear?

Gatear es uno de los primeros hitos en la escala del desarrollo infantil. Por lo tanto, es natural que te preguntes cuándo comenzará tu bebé a hacerlo.

La mayoría de los bebés empiezan a gatear entre los 7 y los 10 meses. Algunos incluso se saltan el hito de gatear y pasan directamente al de ponerse de pie (o gatean en posición sentada).

¿Sabías que hay cosas que puedes hacer para ayudar a tu bebé a gatear y fomentar su desarrollo psicomotor?

Sigue estos sencillos trucos para hacer que tu peque se ponga manos a la obra con este logro (¡recuerda comprobar primero que todo sea seguro para tu bebé!).

Estar boca abajo es importante y es un GRAN paso hacia el gateo. Las sesiones diarias ayudan a tu bebé a fortalecer la parte superior del cuerpo. ¿Por qué no conviertes las sesiones boca abajo en un juego? ¡Utiliza una alfombra de gateo para bebé o un cojín con juguetes para estimular el gateo y que tu pequeño se divierta!

Tu bebé estará casi listo para ponerse en marcha cuando empiece a levantarse. Ayúdale con juegos de desarrollo motor para niños, como balancearle suavemente hacia adelante y hacia atrás. Para que sea más divertido, pon música y haz que lo haga de lado a lado. ¡Es hora de movernos!

Si te preguntas cómo puedes ayudar a tu bebé a gatear, prepara un pequeño circuito de obstáculos con juguetes que lo estimulen y llamen su atención. Ponte en posición y gatea por la habitación. A tu bebé le encantará verte y pronto querrá seguirte.

Cuando tu bebé gatee, es importante que la diversión no decaiga. ¡Gatead y explorad juntos! Un túnel plegable de juguete es una idea genial. Coloca juguetes que le gusten dentro y juega a cucú tras para hacer que tu bebé quiera atravesarlo.

Ahora que tu bebé ha empezado a moverse, no hay marcha atrás.

¡Lo siguiente es andar! (Sentarse a descansar será cosa del pasado cuando tu pequeño empiece a caminar ¡Bórrate del gimnasio, porque no lo vas a necesitar!)